Sector Salud Honduras

Científicos Antonio Delgado-Escueta y Marco Tulio Medina donan “freezer” para almacenamiento de vacunas Pfizer

El profesor Antonio Delgado-Escueta de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA) y el científico hondureño, el doctor Marco Tulio Medina, hicieron la donación de un refrigerador o super “freezer” de -86 grados a la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), para el almacenamiento del primer lote de vacunas Pfizer enviadas como donación por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y COVAX, una colaboración para el acceso equitativo mundial a las vacunas contra el COVID-19.

“Es una noticia muy especial. Hemos estado trabajando con el señor rector Francisco Herrera, con la señora ministra Alba Flores, asimismo con el viceministro Nery Cerrato, con la doctora Ida Berenice Molina que es la directora del Programa Ampliado de Inmunizaciones (PAI) para los detalles técnicos y esto ya es una realidad, el proceso que permitirá que Honduras de el primer paso en que tengamos una vacuna de ese nivel como es el caso de Pfizer que tiene una efectividad del 95%”, manifestó el científico.

El Programa Ampliado de Inmunización de la Secretaría de Salud se encargará de la organización y la distribución de las vacunas, que en primera instancia tendrían que ser dirigidas al personal de salud ya que tienen un mayor riesgo de infectarse de COVID-19 por la alta exposición.

Características

Es de señalar que el “freezer”, cuenta con una capacidad de almacenamiento de hasta 90,000 dosis de vacunas. Medina compartió que el costo de este tipo de freezer puede rondar arriba de los 10,000 dólares, lo que representa un equipo muy necesitado en el contexto de la pandemia.  “Esto es como un tesoro porque a pesar de que el precio no sea increíblemente elevado, el acceso a este tipo de equipos está muy difícil en este momento dado que todos los países aspiran tener este tipo de equipo”, explicó.

El freezer se encuentra ubicado en el Edificio de Ciencias de la Salud de la Máxima Casa de Estudios, espacio que cuenta con el sistema eléctrico más seguro del país para equipos biomédicos. El “freezer” requiere de un sistema eléctrico estable, de vigilancia y supervisión constante por expertos en ingeniería eléctrica e ingeniería biomédica, así como del apoyo de expertos para la determinación de una temperatura que garantice que las muestras estén siendo almacenadas de forma segura.

Cabe resaltar que en la primera planta del edificio de Ciencias de la Salud se encuentra un tomógrafo, que ha sido utilizado para la realización de tomografías de tórax a pacientes con COVID-19, así como un equipo de resonancia magnética. El edificio cuenta con un generador eléctrico y todas las condiciones necesarias para mantener la electricidad de forma estable.   

Gestión y donación del freezer

En cuanto a la gestión del freezer, Medina compartió con Presencia Universitaria que el realizó su post doctorado en la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA), tiempo en el cual el científico Antonio Delgado-Escueta fue su profesor. Junto a Escueta crearon un consorcio internacional denominado “GENESS”, proyecto en el cual se ha logrado descubrir al menos dos genes de epilepsia. Para dicho trabajo científico obtuvieron un financiamiento por parte de institutos nacionales de salud de Estados Unidos (EE. UU) que permitió al grupo de investigadores de Honduras la obtención de un super “freezer” para el proceso de investigación.

Ahora, los científicos Delgado-Escueta y Medina, mediante un entendimiento de mentor-alumno, han decidido realizar la donación del “freezer” a la UNAH.  El científico compartió su agradecimiento profundo al profesor Delgado-Escueta, con quien ha trabajado por más de 29 años en estudios que han sido de beneficio tanto para la UCLA como para el grupo de investigación en Honduras.

“Este super freezer fue entregado a la universidad, lo teníamos todavía empacado, es decir, el super freezer es nuevo, tiene la conjunción de factores en el cual ahora se requiere este tipo de equipo para recibir la vacuna de Pfizer que ha sido aprobada en forma de emergencia por la Organización Mundial de la Salud (OMS)”, manifestó Medina.

Como último puntos Medina señaló que la transparencia representa un aspecto fundamental, así como la adecuada administración de la vacuna.  “Eso es algo crucial, eso lo hemos discutido con Sir Salvador Moncada, es algo fundamental. La doctora Ida Berenice Molina, responsable del Programa Ampliado de Inmunización nos ha comentado que se llevará un riguroso proceso y eso nos permitirá que todo se haga de una manera correcta, transparente y ética”, finalizó.

 

Biblioteca Médica Nacional - UNAH, Primer Piso Edificio Facultad de Ciencias Médicas, Tegucigalpa, MDC, Honduras C.A., E-mail: bvs@cidbimena.desastres.hn